El sondeo muestra que un 83% señala que la violencia no es un medio legítimo para conseguir respuesta a demandas. Asimismo, transcurridos 4 años de este periodo, el 82% de las personas encuestadas señalan que la violencia se incrementó en el país tras el 18-O.